jueves, 3 de mayo de 2018

LA CARGA DE ENTRENAMIENTO ¿ES LO MISMO LA CARGA EXTERNA QUE LA CARGA INTERNA?

LA CARGA O ESTIMULO ¿ES LO MISMO LA CARGA EXTERNA QUE LA CARGA INTERNA?


Autores: Cuerpo técnico Club Atletismo Cervantes



Son muchos los que habitualmente se preguntan ¿es más adecuado entrenar por ritmo, tiempo, frecuencia cardíaca, sensaciones...? Pues bien, para ello, vamos a intentar aclarar el concepto de carga, que aunque no de la respuesta, ayudará a encontrarla.

En primer lugar, es recomendable recordar que con el proceso de entrenamiento, se buscan adaptaciones que produzcan un aumento del rendimiento del deportista, para ello es necesario aplicar una serie de estímulos que denominamos carga. Sin embargo, en función del efecto en el organismo, podemos diferenciar la carga externa y la carga interna. Dada la relevancia de dichos conceptos, intentemos acotarlos.

DEFINICIÓN DE CARGA

  • Trabajo muscular que implica en sí mismo el potencial de entrenamiento derivado del estado de entrenamiento del deportista, que produce un efecto de entrenamiento que lleva a un estado de adaptación (Verjoshanskij, 1990).
  • Estímulo que aplicado sobre el organismo del deportista modifica la homeostasis de éste con el objetivo de provocar una respuesta a corto plazo y una adaptación a medio o largo plazo” (Issurin, 2012).

CARGA EXTERNA vs. CARGA INTERNA


  • Carga externa. Es la tarea programada por el entrenador en cuanto, el que se determina la  distancia, ritmo, repeticiones o recuperación. Por ejemplo: 5 x 1.000m  a 3´20" recuperando 1´30" activo.
  • Carga interna. Es el efecto real que se produce en el organismo del atleta como consecuencia de la tarea programada por el entrenador. Por lo tanto, a dos atletas se les puede asignar una misma tarea, pero que dadas sus diferencias personales, se produzcan efectos distintos en el organismo. Asimismo, se puede dar el caso que en un mismo atleta y con la misma tarea, se puedan producir efectos distintos en el organismo debido, por ejemplo, al estado de forma de cada momento, nivel de fatiga...


ÍNDICES O INDICADORES EXTERNOS


Componen la denominada carga externa y ofrecen la posibilidad de representar la magnitud de la carga de entrenamiento (volumen, intensidad y duración) en sus parámetros físicos, expresados de una manera externa.

Existen numerosos los parámetros que se pueden emplear para identificar la carga externa de un esfuerzo, entre ellos, los más habituales son:

  • ritmo y velocidad de los movimientos o desplazamientos
  • distancias recorridas
  • número de repeticiones
  • número de series
  • número de lanzamientos…

ÍNDICES O INDICADORES INTERNOS


Constituyen la carga interna y son el reflejo de la carga externa desde el punto de vista fisiológico o bioquímico.

Los parámetros fisiológicos y bioquímicos más habituales son:
  • frecuencia cardíaca
  • concentración de lactato sanguíneo
  • valores de plasma y urea
  • frecuencia ventilatoria
  • consumo de oxígeno
  • actividad eléctrica muscular…

Teniendo en cuenta todos los aspectos mostrados, se observa que una misma carga o una carga extrema provoca una reacción interna distinta condicionada por el deportista (Platonov, 1988).


Reacción interna de la carga en deportistas de diferente nivel (Adaptado de Platonov, 1988)

CONCLUSIONES

Para poder hacer una correcta programación de los entrenamientos es necesario que el entrenador conozca las posibles reacciones internas que provoca entrenamiento sobre el organismo. Es decir, si queremos que realice un rodaje de 15Km a ritmo de Umbral Aeróbico, le podemos dar como orientación el ritmo obtenido en los test que le hayamos realizado, por ejemplo 4´15"/Km. Pero para tener un ajuste más preciso de la carga de su entrenamiento, consideramos que sería muy recomendable que el atleta conociese, por ejemplo, a que frecuencia cardíaca debe rodar si el objetivo es ir a ritmo de Umbral Aeróbico o, en su defecto, que sea capaz de utilizar una escala de esfuerzo percibido como la de Borg. No solo es que no todos los día no nos encontramos igual, sino que la posibilidad de llevar el citado ritmo medio de 4´15" estará siempre condicionado por aspectos como la superficie (tierra, asfalto, pista, barro...), metereología (temperatura, viento, lluvia...) o desnivel (subidas, bajadas, llano...). Por lo tanto, controlar nuestro entrenamiento con el ritmo medio por kilómetro que nos indica nuestro GPS, no puede ser el único indicador de la carga.

BIBLIOGRAFÍA

  • García-Verdugo, M. y Landa, L.M. (2005). Medio fondo y fondo. La preparación del corredor de resistencia. Madrid: RFEA.
  • Issurin, V. (2012). El entrenamiento deportivo. Periodización en bloques. Barcelona: Paidotribo.
  • Platonov, V. N. (1991). La adaptación en el deporte. Barcelona: Paidotribo.Platonov, V. N. (1992). La preparación física. Barcelona: Paidotribo
  • Verjoshanski, I. V. (1990). Entrenamiento deportivo. Planificación y programación. Barcelona: Martínez Roca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario